martes, 29 de enero de 2013

Un poco de Historia Masónica y Grave Denuncia

El 2 de Septiembre de 1666 un incendio en Londres acabo con el 80% de la ciudad y las leyes emitidas para su reconstrucción especificaban que las nuevas construcciones deberían de ser de ladrillo y piedra, esto concentró a una gran cantidad de masones del continente, curiosamente aparece por esas fechas en Escocia la denominación de freemason que ya desde el año 614 el Papa Bonifacio IV, les había reconocido monopolios que “les liberaban de todos los estatutos locales, edictos reales, o cualquier otra obligación impuesta a los habitantes de los países a donde fueran a vivir” esta condición de masón libre los distinguió de las Cofradías de masones controladas por el clero. En 1708 se concluyo la reconstrucción de la Catedral de San Pablo y con ella la reconstrucción de la ciudad de Londres las obras comenzaron a escasear.

Las Logias Simbólicas Independientes su nacimiento y desarrollo y la Gran Logia Simbólica Independiente Mexicana del Sureste

Antecedentes

Es tal el poder que tiene la forma de contar una historia, que puede tergiversar la realidad que está a la vista, solo cambiando los acentos o comas. Si uno lee las historias masónicas con la intención que fueron escritas, creerá la mentira habitual: que los ingleses fueron los inventores de la masonería, pueblo único en la historia, a pesar de las referencias existentes en otros países con una mayor tradición masónica como es el caso de Italia.

Ningún historiador menciona o no quiere mencionar que en año de 1523 se realizó en París una asamblea de Francmasones, discípulos de Leonardo da Vinci, Américo Vespucio y Pablo Toscanelli, herederos de las enseñanzas de las Academias Italianas, las que sentaron los Principios básicos de organización de lo que a partir de esa fecha en adelante, regiría a las agrupaciones, pero si llenan la historia de cursilerías, misticismo y dogmatismo, dándole un carácter anodino a lo que en realidad NO es la Institución.

En otras palabras, ellos mencionan que sus objetivos son la contemplación, la interpretación del símbolo y rendir culto a dios, pero, la realidad ha sido otra. Una institución que promovió y estuvo al frente de las Revoluciones Inglesa, Francesa y todas o casi todas las americanas, siendo el principal promotor de los movimientos progresistas en Europa y América, no puede tener mandamientos como: “...no será jamás un estúpido Ateo, ni irreligioso libertino”, ni un juramento como: “juro que siempre seré buen súbdito del Rey y de la Constitución establecida en mi país”.

Todos, aseguran que la Institución es un invento de los ingleses ya que fueron ellos los que en 1717, separaron la masonería de la operativa a la especulativa y muy pocos por no decir que solo uno, mencionan que en la segunda mitad del siglo XV , “...la aparición de las Academias de Arquitectura en especial en Italia, fundadas por Leonardo Da Vinci, Pablo Toscanelli y Américo Vespucio, quitó la razón de ser al sistema gremial de aprendizaje de la construcción” (José Antonio Ferrer Benimeli S.J., libro: La Masonería, Historia y Geografía).

En esos años, las Academias Francmasónicas separadas ya del oficio de la construcción, son el semillero de los cambios sociales y políticos que tendrían lugar en toda la Europa. Muchas fueron las causas por las que numerosos grupos de Francmasones emigraran desde Italia y Francia hacia Holanda, Alemania y en especial a Inglaterra, en donde los Francmasones logran consumar la Revolución Social Inglesa, proclamando la Republica.

Una vez estabilizada la República Inglesa en 1651, de la que fue nombrado su protector el Francmasón Oliverio Cromwell, es que la primera Constitución de la Francmasonería Universal de 1523 fue modificada y corregida en el contenido de los artículos 13, 16 y 17, en relación a épocas mas modernas.

En 1658 muere el Protector de la Republica el Francmasón Oliverio Cromwell, lo sucedió en el puesto su hijo Ricardo quien carente de la experiencia para gobernar un pueblo, no pudo contener a los enemigos de la República, lo obligaron a abandonar el protectorado, y se reinstaló la monarquía que liquidó a la República.

El 2 de Septiembre de 1666, un incendio en Londres acabo con el 80% de la ciudad y las leyes emitidas para su reconstrucción especificaban que las nuevas construcciones deberían de ser de ladrillo y piedra. Esto concentró a una gran cantidad de masones del continente, curiosamente aparece por esas fechas en Escocia la denominación de freemason que ya desde el año 614 el Papa Bonifacio IV, les había reconocido monopolios que “...les liberaban de todos los estatutos locales, edictos reales, o cualquier otra obligación impuesta a los habitantes de los países a donde fueran a vivir”.

Esta condición de masón libre los distinguió de las Cofradías de masones controladas por el clero. En 1708 se concluyó la reconstrucción de la Catedral de San Pablo y con ella la reconstrucción de la ciudad de Londres. Pero las obras comenzaron a escasear. Debido al numeroso contingente de Francmasones concentrados en la ciudad de Londres, se creó tal preocupación en las autoridades reales, que planearon la manera de contrarrestar cualquier intento de inconformidad y rebelión.

Fue tan grande la preocupación por el carácter progresista y revolucionario de la institución y “...el engorroso asunto traído por Bacón a la masonería y Cromwell a la política”, que en 1717 se asesta el primer golpe a la Francmasonería Universal con la creación de la Gran Logia de Inglaterra, que se dice la inventora de la masonería y por lo tanto las otras requerían de su reconocimiento y autorización, obligándolas a trabajar de acuerdo con las leyes y reglamentos de las Cofradías de masones controladas por el clero y proclamaban como irregulares y rebeldes a las que no se sometían, amenazándolas y persiguiendo a sus directores.

Gran Influencia tuvieron los jesuitas infiltrados en las logias masónicas, que resentidos por su reciente abolición y expulsión (1759), de los territorios católicos, se encargaron de modificar reglamentos, rituales y demás documentos de las Cofradías Católicas, quitándoles precisamente todo lo que oliera a Vaticano, pero dejando lo místico, dogmático y religioso que pudieran contener.

Nacimiento de las Simbólicas Independientes.
En Europa, la discusión respecto a la jurisdicción, legalidad y reconocimiento entre los diferentes cuerpos existentes de los varios Ritos reconocidos, provocaron una gran cantidad de problemas y choques entre los masones de ese continente. Correspondió a Suiza, por sus trabajos armoniosos y progresistas, intentar meter orden dentro de las tendencias divergentes que se presentaban al mundo. Por ello, se convocó para el 6 de Septiembre de 1875 un memorable convento universal que reunió en Lausana a los Supremos Consejos del R\E\ A\ y A\ Estos procedieron a la revisión y corrección de las muchas divergencias que existían en la Orden, principalmente las Grandes Constituciones de 1651, que habían demostrado ser prácticamente inoperantes y se habían probado, además, los serios errores históricos que contenía.

Dentro de las conclusiones trascendentes, este convento prácticamente exhortó a terminar con el absurdo de los Altos Grados, impulsando conceptos de ética laica y afirmando principios de secularización, compatible todo ello con el espíritu del primitivo Simbolismo Masónico proclamado en 1523. Pretendía, además, que se propiciara la independencia del simbolismo, al eliminar el centralismo de los grandes orientes nacionales.

El mundo masónico, (principalmente los integrantes del R\E\A\ y A\), se agitó ante las revolucionarias intenciones del Convento de Lausana. Algunos países lo entendieron, otros ni lo entendieron ni lo acataron. La masonería inglesa, como lo ha hecho en otras ocasiones, solo envió observadores que ni aceptaron ni se opusieron a las resoluciones adoptadas.

Unos años después (1878-1879), e instigada por la masonería inglesa con el fin de humillar aun más a uno de sus archienemigos colonialistas, el Gran Oriente Lusitano Unido, (GOLU) al cual pertenecían un buen numero de logias españolas, reformó sus constituciones en un sentido nacionalista e intento obligar a los masones españoles a jurar dichas constituciones.

Esto ofendió a la masonería española que en los siguientes años, alentados por lo resuelto en el Convento de Lausana, 54 logias españolas se separan del GOLU, reuniéndose en asamblea en Sevilla con el titulo de Confederación Masónica del Congreso de Sevilla, y que en 1880, al aprobarse las Constituciones, pasaron a denominarse La Gran Logia Simbólica Independiente Española, a la que se fueron incorporando gran parte de las logias que hasta entonces habían dependido del GOLU.

A estas obediencias habría que añadir las de los territorios de ultramar, como La Gran Logia Unida de Colon e Isla de Cuba, La Gran Logia de Puerto Rico y la Logia Provincial de Santiago de Cuba. Pero no tan solo en Cuba se sientan las bases en América de la masonería simbólica primitiva sino que se desborda extra fronteras alcanzando a México y a partir de 1880, otorga cartas patentes en diferentes épocas a tres logias de Veracruz, ellas fueron Lumen, Arcoiris y Obreros del Templo y es así, contra viento y marea, que el 25 de Enero de 1883, deciden constituirse en Gran Logia Simbólica Independiente Mexicana (1883 enero 25 Acta I (constitutiva de la Gr.·. L.·. Simbólica Independiente Mexicana).

Retomamos la historia hasta el año 1925, en que el inolvidable y Q\H\ Gral. Lázaro Cárdenas del Río, es iniciado Aprendiz en una logia en Pueblo Viejo Veracruz de la Gran Logia Simbólica Independiente Mexicana de Veracruz, ya que a partir de esa fecha le da su total apoyo y que a pesar de no ser bien vista ni reconocida por los ritos existentes, gozó de gran popularidad y se difundió por toda la república, a causa de su trascendente acción social. Cientos de talleres masónicos se establecieron lo que propició la difusión y penetración de la ideología cardenista, siendo ya Presiente de la Republica Mexicana.

En 1935, de visita en la ciudad de Mérida, es que entusiasma al grupo de masones que se quedaron en el Templo de la Calle 59 y ante la desorganización del Simbolismo yucateco, y con la firme intención de reorganizarlo debidamente, deciden fundar La Gran Logia Simbólica Independiente Mexicana del Sureste, dependiente de la Gran Logia Simbólica Independiente Mexicana de Veracruz.

Es sabido de todos los masones de Sureste, que después de que con engaños les quitaron el Templo de la calle 59 entre 62 y 64 (ahora estacionamiento), donde se construiría el Teatro del Pueblo, fue debido a la intervención del Gral. Lázaro Cárdenas que les fue donado el Edificio del Telar en la calle 54 N° 572-A por 73, donde actualmente tiene su sede la Gran Logia. Desgraciadamente y debido a su céntrica ubicación, han habido hermanos interesados en apropiarse de el local y desde 1950 existen luchas internas entre grupos que lo quieren y los que lo defienden.

En la actualidad y con apoyo del gobierno de derecha, enemigo irreconciliable de la masonería, un grupo de masones simpatizantes de esta corriente y con amistades poderosas en el actual régimen de gobierno, tienen la posesión del local, el cual mantienen cerrado con la intención de acabar con los restos cardenistas de la masonería yucateca y ya luego en premio, quedarse con sus instalaciones.

Osvaldo Ramírez Ventura M\M\

México, D. F. a 13 de Noviembre de 2005 e\v\