lunes, 30 de noviembre de 2009

La Masonería es una Sociedad Secreta, por ello la Masonería que se convirtió en Discreta, debe ser de nuevo una Sociedad Secreta

La grandeza de la Francmasonería recae en actuar como vehículo para
la sociedad para su mejoramiento, individual y colectivo, ya que
ningún hombre es una isla y ninguna institución existe en un vacío.
(Wor. Frederic L. Milliken)

Escrito por SOLARIS(*)

El Landmark 23° define a la Masonería como una Sociedad Secreta, en últimas fechas se ha mencionado erróneamente que la Masonería ya no es más una Sociedad Secreta, que ahora es sencillamente una Sociedad Discreta.

¿Qué verdad hay sobre esto?

La Masonería Discreta es la invención de la Masonería Irregular, y de los infiltrados ajenos a la Institución en las filas de la Masonería Regular.

El secreto de nuestra institución, es un muy importante e inalterable Landmark. Landmarks que han sido por muchos siglos editados y reeditados prácticamente en todos los idiomas y lenguas.

Para algunos se dificulta definir qué se entiende por "Sociedad Secreta". Si el término se refiere, como probablemente en el lenguaje estrictamente comprensible y lógico se debiera, a aquella asociación cuyos designios se esconden de la vista del público y cuyos miembros son desconocidos, operando en secreto sus secretos y cuyas actividades son cuidadosamente resguardadas de la penetración de los ajenos a la orden, entonces claramente la Masonería es una autentica Sociedad Secreta.

Es verdad que los nobles principios de la Orden Masónica se proclaman públicamente, así también los masones presumen sus principios como una cosa que debe ser difundida abiertamente; muchos masones son conocidos por la comunidad, porque para muchos masones es un honor ostentarse así al mundo.

Así se puede entender a la Masonería como una Sociedad Secreta, y éste término más popularmente comprendido, una sociedad en la cual hay una cierta clase de conocimientos, ya se entienda por su método de reconocimiento y enseñanzas esotéricas, los que se comunican solamente a aquellos que hayan pasado no sólo por una forma de iniciación establecida, sino por años de labor masónica, siendo la forma en sí misma oculta y misteriosa, en este sentido así nuestra Francmasonería, indudablemente, una autentica sociedad secreta.

Ahora, esta forma de secreto masónico es una forma inherente a ella, existiendo con ella desde su remota fundación, y sujeta por antiguos e imborrables Landmarks.

Desnuda Nuestra Tan Amada Orden Francmasónica de su carácter Secreto, perdería su identidad, y por consiguiente dejaría de ser Francmasonería.

Cualquier objeción, que desde luego se le hiciere a la institución a consecuencia de ser secreta y sin embargo para que algunos hermanos inhábiles han estado en tiempo de prueba algunos años, por el caso de conveniencia a desnudarla de su carácter secreto, será siempre y posible el hacerlo así, aún cuando no tuviéramos el Landmark 23° ante nosotros como un obstáculo insuperable, por tal cambio de su carácter sería un suicidio social, y la muerte de la Orden, aún así resucitaría, porque la Masonería aún tendría secretos más profundos, y así mismo los ajenos a la Orden no tendrían ni el afán, ni la pericia para comprenderlos y mucho menos para aplicarlos.

Nosotros la Masonería como Sociedad Secreta, hemos vivido sin cambios por siglos, y como sociedad abierta, y simplemente discreta no duraríamos como Sociedad por muchos años. Por lo tanto la Masonería que se maneje como Discreta debe de dejar de serlo, para ser de nuevo una Sociedad Secreta.

(*) Seudónimo

Fuente:
R.'. N.'. M.'.
Blog Fenix137rls.